1
La pérdida de pastos marinos en Shark Bay después de la ola de calor marina 2010-2011 liberó hasta 9 millones de toneladas métricas de CO2 en la atmósfera durante los tres años posteriores al evento.