1

La flota palangrera de superficie congeladora de la UE –en su totalidad portuguesa y española y, en el caso español, con base mayoritaria en A Guarda y Vigo– recibió ayer con alivio la decisión de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo de mantener el permiso especial de que disfruta para poder cercenar a bordo las aletas de tiburón frente a la propuesta de la Comisión Europea de imponer el desembarco de las aletas adheridas al cuerpo del animal. También se aprobó, según el sector, que aletas y cuerpos deben ser desembarcados en el mismo puerto.