1
"Cada año llegan dos o tres especies invasoras de medusas, y un ejemplo de ello es la Rhopilema nomadic, una que ya ha provocado bastantes problemas a los bañistas en el Mediterráneo oriental, en concreto en las costas de Egipto e Israel, entre otros países", explica la doctora en Biología Marina Verónica Fuentes, una de las investigadoras que está embarcada en el Med-Jelly-Risk, primer proyecto que integra a varios países de la cuenca Mediterránea (Italia, Malta, Túnez y España) y que tiene como objetivo la evaluación socioeconómica de los impactos de las proliferaciones de medusas y la adopción de medidas que los mitiguen.