1
El calentamiento de las aguas hace que haya menos nutrientes en el océano, lo que al mismo tiempo ha alterado la distribución de la fauna marina y ha diezmado la cadena alimenticia.