1
Los ríos descargan anualmente 248 teragramos (248 millones de toneladas) de carbono orgánico disuelto terrestre de los continentes al océano. La mayoría de este carbono es recalcitrante contra la mineralización microbiana en el océano, pero la radiación solar puede mineralizar fotoquímicamente parte de él en dióxido de carbono.