1

La sobrepesca ha reducido las poblaciones de peces y la biodiversidad en la mayor parte de los océanos del mundo. En respuesta, las pesquerías son cada vez más dependientes de unos pocos crustáceos de gran valor. Sin embargo, una nueva investigación de la Universidad de York muestra que este enfoque es muy arriesgado.