1
Estudiar los cambios en la temperatura de la superficie de los océanos supone una ayuda eficaz para diseñar predicciones estacionales y decadales que permiten aplicaciones inmediatas en diversos sectores como agricultura, pesca, energía y hasta salud pública.