1

Los océanos del mundo están experimentando una "tormenta perfecta" que es mala, realmente mala, con demasiado calentamiento, exceso de acidificación, demasiado CO2, exceso de pesca, demasiados productos químicos, exceso de Ag, demasiada radiación (Fukushima ), y muy poco hielo (Océano Ártico) con exceso de metano (CH4). ¡Buff!