1

Hace poco más de un año, el tifón más fuerte que tocó tierra en la historia llegó a las Filipinas con vientos de más de 300 kilómetros por hora. El súper tifón Haiyan (Yolanda en Filipinas), se estrelló contra las vecinas islas de Samar y Leyte, arrancando los edificios de sus cimientos y lanzando coches y techos con un impulso que se comparó con una bomba nuclear. En los días inmediatamente posteriores al 8 de noviembre de 2013, 4,1 millones de personas se quedaron sin hogares en Filipinas, 5,9 millones de trabajadores perdieron sus fuentes de ingresos, más de 28.600 resultaron heridos, 1.800 desaparecidos y 6.166 habían muerto.

Un año después, la situación sigue siendo grave. Se necesitan viviendas seguras y resistentes para las más de 4,1 millones de personas que fueron desplazadas. Los agricultores y los pescadores cuyos cultivos y barcos fueron destruidos tienen necesidad de recuperar sus tierras y muchos todavía están en un estado de supervivencia.

Para ayudar con los necesarios trabajos de recuperación de forma continua, visita NAFCON en http://nafconusa.org/programs/