1
El turismo de sol y playa de España está revisando su activo más estratégico. Y es que ofrecer playas con agua y arena limpias, diplomas de calidad ambiental, duchas, papeleras, pasarelas, socorristas, etc, ya no es suficiente. Así, cada vez más playas se especializan en segmentos (familias, mascotas, nudismo...) e incorporan nuevos productos o servicios de valor añadido, como zonas chill-out, gastronomía, wifi gratuito, reservas online de tumbonas, cargadores para móviles, desfibriladores...