1
La pérdida de praderas submarinas de posidonia supone un problema doble: esas zonas dejan de capturar CO2 atmosférico, y pueden convertirse además en fuentes de dióxido de carbono cuando se erosionan y liberan el carbono que habían acumulado durante décadas o siglos.