2
Cuando los barcos anclados se mueven debido a las corrientes, el viento y las olas, arrastran una pesada cadena que actúa como si fuera un rastrillo, arrancando toda la vegetación que encuentra a su paso", dice Oscar Serrano, "y esta vegetación no vuelve a crecer.