1
Los aventureros que desafía la gélida bahía de San Francisco ahora tienen una razón más para temblar, más allá del impacto térmico: los ataques de leones marinos. Una amenaza por la que un bañista ha estado a punto de perder sus genitales.