1

Un estudio sobre los efectos metabólicos de los ácidos grasos omega-3, y en especial del DHA, concluye que estos compuestos pueden tener una gama aún más amplia de impactos biológicos de los que se consideraban hasta ahora, y sugiere que podrían ser de gran valor en la prevención de la enfermedad del hígado graso.