1
Un nuevo trabajo de investigación internacional liderado por biólogos de la Universidad de Monash descubrió que los antidepresivos que se detectan a menudo en las vías fluviales pueden afectar negativamente el comportamiento de los peces y dificultar su respuesta a posibles depredadores.