1

Los chiringuitos del litoral castellonense exigen que “la nueva ley de Costas incluya la ampliación del espacio que asigna el Gobierno”, tal como afirma Jorge Antonino, propietario de la terraza QP de Burriana. Y es que, hasta el momento, la normativa permite tener un máximo de 150 m2, “que se quedan pequeños para lo grande que es la playa”, detalla el empresario. En su local cuenta con una barra y una terraza de ocho mesas, con las que ya cubre la extensión permitida. Son 32 sillas, a pesar de que la actual clientela le permitiría ocupar muchas más.