1

En 2012 un grupo de etólogos del delfinario Planeta Salvaje, en Port-Saint-Père (Francia), descubrió que, mientras dormían, los delfines de las instalaciones emitían a la perfección el sonido de las ballenas jorobadas, según informaciones publicadas en su momento.