1

El volcanismo masivo liberó níquel, que favoreció el crecimiento de unos microbios productores de metano llamades 'Methanosarcina'. La masiva proliferación de estos organismos liberó una enorme cantidad de metano a la atmósfera, cambiando el clima y la química de los océanos. El aumento del metano produjo efectos similares al actual cambio climático: un aumento repentino y extremo de las temperaturas y la acidificación del mar.