1
Cada día se constata de que ese mar cristalino en el que nos bañamos está lleno de micropartículas de plástico contaminante.