1
El caso del atún rojo ha culminado la mala gestión de la pesquería en nuestro país, los pescadores y los activistas ambientales no dan crédito a las acciones que sigue este gobierno. A las 1.200 embarcaciones de artes menores que navegan por las aguas mediterráneas, se les ha prohibido capturar atún rojo. Antes de que el “increíble” plan de recuperación del atún rojo se pusiese en marcha, 3.000 pescadores se ganaban el sustento pescando atún con línea de mano, una práctica que se remonta a sus ancestros. Da la casualidad que la flota que llevó al atún rojo al borde de la extinción es la que “atesora” más cuota en el mar Mediterráneo: un 28,3503% del total asignado a toda España. Las cifras hablan por sí solas: seis barcos capturaron en 26 horas 1.400 toneladas (su cuota más la que compran a otros barcos).