1

Una plaga de medusas gigantes, en algunos casos de más de medio metro de diámetro, pobló ayer las playas malagueñas desde uno a otro extremo del litoral. Bañistas que pasaban otro domingo de verano aún en primavera, de temperaturas superiores a 30 grados, dieron desde temprano la voz de alarma. Pero este episodio, pese a ser poco frecuente, no debe preocupar a la población, según señalaron varios expertos consultados por este periódico.