2
Meteoritos ricos en hierro estarían ocultos debajo del hielo en el Antártida, donde desde hace millones de años estarían enterrándose a sí mismos debido a que podrían calentarse lo suficiente para fundir la nieve circundante y hundirse.