2
Una pequeña parte de los sedimentos contaminados del fondo marino frente a Fukushima son desplazados hacia alta mar por los tifones, con el resultado de que vuelven a quedar en suspensión en el agua las partículas radiactivas, las cuales viajan después lateralmente con las corrientes procedentes del sudeste, adentrándose en el océano Pacífico.