1
Durante décadas se ha estado hablando de cómo, una vez la tecnología nos permita realizar prospecciones en el fondo de los mares encontraríamos una fuente de riqueza inimaginable. Un hito que podría estar muy próximo a producirse ya que los primeros robots marinos capaces de trabajar en aguas profundas del mundo están a punto de comenzar a trabajar en el Mar de Bismarck, cerca de Nueva Guinea Papua.