1
La eólica marina es la principal pata de la diversificación de la compañía naval pública, que apuesta desde hace años por este mercado, ante las previsiones de crecimiento y las posibilidades existentes para los astilleros. Aunque Navantia es una de las empresas con las que Iberdrola ha abierto conversaciones para la fabricación de las distintas partes del parque, que tendrá 400 megavatios de potencia, no es la única y los astilleros españoles se miden con otras factorías europeas, como las inglesas, polacas y alemanas, entre otros, para hacerse con un trozo de la tarta de este proyecto.