1

El otro día, en el mar, se fueron todos los instrumentos al carajo. Era de noche, estábamos en viaje de vuelta, en mitad de una niebla espesa, y yo acababa de fondear el velero en cuatro metros de sonda con treinta y cinco de cadena. Si la avería, o lo que fuera, llega a ocurrir media hora antes, las habría pasado mortales...

Comentarios

    Submit a Comment
     Name : 





    1 + 5 =



Quien ha votado este artículo

Subir imagen(s)

arturo-perez-reverte.png