2
El proyecto del MIT usa paneles solares para obtener la energía eléctrica necesaria para un proceso conocido como electrodiálisis; las partículas de sal disueltas en el agua tienen cierta carga eléctrica, así que pueden verse afectadas por campos eléctricos con carga opuesta.