1
En la primera inspección se explicó que, aún teniendo una apariencia de pie humano, raramente podría tener este origen, tanto por sus grandes dimensiones --32 centímetros de largo y 15 cm de ancho-- como por la forma que tiene. Mientras se resuelve el misterio, Vicent Melià ha solicitado al consistorio la protección de este insólito elemento.