1

Un estudio sostiene que los peces forrajeros pequeños, como las anchoas, cumplen una función importante en el “bombeo biológico”, el proceso por el cual la vida marina transporta dióxido de carbono de la atmósfera y la superficie del océano hacia las profundidades del mar, en donde no afecta el calentamiento global.