2
Tanto médicos como socorristas recomiendan que la mejor manera de tratar una picadura de medusa es limpiar la herida con agua salada o suero y aplicar compresas frías para rebajar el dolor. Además, es conveniente llevar la zona afectada tapada con gasas esterilizadas y aplicarle alguna pomada con antihistamínicos y corticoides que rebajen la inflamación, manteniéndola aislada del agua y del sol durante dos o tres días.