1
El verano trae consigo el sol, las vacaciones, las visitas al mar... Pero también picaduras de medusas, peces araña o erizos, entre otros. Sus picaduras pueden resultar muy molestas, pudiendo llegar a fastidiar por completo hasta el mejor día de playa.