1
Similares a las de los pescadores, se anclan en el fondo marino, a unos 12 metros de profundidad. Una de las razones de quienes se oponen a ellas es el número de especies que se quedan atrapadas.