1
Su respiración era débil y pausada, mantenía los ojos cerrados pero al mismo tiempo una actitud relajada, como si tuviera confianza en los humanos que estaban tratando de ayudarla; fueron los guardavidas que vigilan la zona, quienes se dieron cuenta del delfín.