1

La acidificación de los océanos debido al aumento de los niveles de dióxido de carbono reducirá la densidad de los esqueletos de coral, lo que hará que los arrecifes coralinos sean más vulnerables a sufrir trastornos y a la erosión, concluye un nuevo estudio sobre el crecimiento de los corales en  manantiales submarinos donde el pH del agua de mar baja de manera natural.