1
Tal como lo dice su nombre, San Mateo le pertenece al mar, y éste regresó para reclamar lo suyo; las lluvias que no paran desde hace una semana elevaron el nivel de la Laguna Quirio, que se conecta hacia el sur con el Océano Pacífico, y las aguas invadieron calles y casas.