1

La OMI estudia una regulación para que sea aplicada antes de 2016. Se pretende acabar con las plagas invasoras controlando y desinfectando las aguas de lastre que los barcos recogen y vierten indiscriminadamente de puerto en puerto sin control aduanero ni fitosanitario.



La Organización Marítima Internacional (OMI) estudia actualmente la regulación por convenio de un nuevo sistema de gestión de esos vertidos que deberán tomar en cuenta sus 170 países miembros antes de 2016. El objetivo es "desinfectar" el agua arrastrada por grandes buques comerciales, turísticos e industriales para equilibrar su peso en travesía, "ozonizándola" y tratándola con rayos ultravioleta antes de que sea descargada.



El método se utiliza con éxito en circuitos de acuicultura y piscifactorías y en plantas de aguas residuales. Así lo explicó el director general del fondo de inversión Blue Orange, Adrien Henri, que apuesta por el proyecto.