1
Según un artículo publicado en Nature Geoscience, esta actividad geológica apunta a que la superificie estaría conectada al océano que se extiende por el subsuelo, lo que supone una vía de comunicación para sales, minerales e, incluso, microbios entre el óceano y la superficie y viceversa.