2
Los armadores europeos están preocupados por la continua piratería, los ataques a mano armada y el secuestro por rescate en el Golfo de Guinea (GdC), y en particular en Nigeria.

Según el informe más reciente de la Oficina Marítima Internacional (IMB) Piratería en total fueron abordados en todo el mundo 33 buques y cuatro fueron disparados en los primeros tres meses de 2017. Durante el mismo período, de los 27 marineros secuestrados por rescate, el 63% estaba en el Golfo de Guinea.

En sus Conclusiones sobre la seguridad marítima global, adoptadas el 19 de junio, el Consejo de Medio Ambiente reconoció la problemática situación en el Golfo de Guinea. Subrayó la necesidad de que los estados regionales se apropien y adapten sus sistemas legales para luchar contra la piratería. El Consejo también acogió con agrado las iniciativas bilaterales de los Estados miembros de la UE en la región y abogó por la necesidad de coordinarlas con las iniciativas en curso de la UE.

"Los continuos problemas en el Golfo de Guinea plantean serias preocupaciones sobre la seguridad de la gente de mar que navega en esa zona", comentó Patrick Verhoeven, Secretario General de la ECSA "La inseguridad marítima también interrumpe los flujos comerciales y tiene un impacto directo en la capacidad de los puertos para servir como centros para partes del continente. Una mala situación de seguridad también impone altos costos en las importaciones y exportaciones y pone en riesgo el empleo y la actividad económica", concluyó.

ECSA alienta varias medidas para mejorar la situación de seguridad en el Golfo de Guinea. Estas medidas incluyen: 1) La protección adecuada por parte de los Estados ribereños, 2) La investigación del uso potencial del Personal de Seguridad Armada Contratado Privadamente (PCASP) por los propietarios, 3) El enjuiciamiento de la piratería y el robo a mano armada y 4) El establecimiento de sistemas judiciales eficaces, una buena coordinación de los bienes de la ley y un sistema de información y coordinación eficiente y bien funcionado para responder a los incidentes. Además, los armadores europeos apoyan las iniciativas sobre creación de capacidad y alientan firmemente a los Estados ribereños a asumir su responsabilidad y respetar sus obligaciones en virtud del derecho internacional (UNCLOS).