2

Una advertencia de tsunami fue cancelada la madrugada del sábado, hora local, para partes de British Columbia, Canadá y el sureste de Alaska, dijeron funcionarios de la NOAA.



La advertencia fue emitida tras un terremoto de 7,5 grados de magnitud que sacudió la costa de Alaska a 63 millas al oeste de Craig, una ciudad en la Isla Príncipe de Gales, y a 208 kilómetros al sur de la capital Juneau, dijo el Servicio Geológico de EE.UU..



El tamaño del temblor, que ocurrió a las 3:58 am hora del este, en la costa de Alaska fue degradado por el USGS desde 7,7 hasta 7,5.



No hubo reportes iniciales de daños, pero el Centro de Alerta de Tsunamis de la Costa Oeste y Alaska dijo que se observó un pequeño tsunami de unos 15 centímetros cerca de la ciudad del sudeste de Alaska de Port Alexander en Baranof Island (ver posible altura de las olas y una animación del desplazamiento pinchando en la imagen de abajo).



Desplazamiento ola tsunami Alaska



También fue cancelada una advertencia de tsunami para las áreas costeras de la Columbia Británica y su frontera con Washington.



Basándose en los datos disponibles, el centro de alerta de tsunami dijo que "no hay amenaza destructiva" para Hawai, aunque advirtió que algunas zonas costeras podrían experimentar grandes olas y fuertes corrientes.




Una alerta de tsunami significa que es probable que un área sea golpeada por una ola, mientras que una advertencia significa que puede haber fuertes corrientes, pero que no se espera que ocurra una inundación generalizada.



El 27 de octubre fue generado un tsunami por un terremoto de 7,7 grados de magnitud que azotó a 86 millas al sur de Masset en las Queen Charlotte Islands, Columbia Británica.



El tsunami llegó a todo el camino hasta Hawai, donde sonaron las sirenas para avisar a los residentes que subiesen a un terreno más alto. El recuerdo del devastador terremoto y el tsunami que mató a miles de personas en Japón en marzo de 2011 alimentó el miedo, pero las olas resultaron ser más pequeñas y menos poderosas de lo que se temía.



Aunque la advertencia dijo en un primer momento que dichas olas podrían alacanzar entre 3 y 6 pies de altura (0,5 a 1 metro), la ola más grande, medida en Kahului en la isla de Maui, fue de unos 2,5 pies (unos 76 cm) sobre el nivel del mar.