1
El Gobierno de Filipinas envió este miércoles alimentos y suministros médicos a las provincias centrales en el camino de un tifón de categoría 3, con muchos de ellos todavía aturdidos por la devastación traída por el súper tifón Haiyan a finales del año pasado.

Los residentes de las aldeas costeras y las comunidades propensas a los deslizamientos se les dijo que se trasladasen a las zonas de evacuación designadas por el gobierno. El tifón Hagupit (que se llamará Ruby cuando entre en el Área de Responsabilidad de Filipinas - PAR) se dirige hacia la provincia de Samar del Este en el centro de Filipinas con vientos de hasta 140 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 170 kilómetros por hora.

Hagupit actualmente ronda sobre las islas Palau y se espera incremente su fuerza antes de golpear el este de Filipinas el sábado. Tropical Storm Risk pronostica que Hagupit se convertirá en un tifón de categoría 4 en 36 horas.

"Definitivamente ahora vamos a hacer cumplir estrictamente la evacuación forzada", dijo Jerry Yaokasin, vice alcalde de la ciudad de Tacloban en el centro de Filipinas.

"No tenemos más excusas, hemos pasado por Yolanda y perdido muchas vidas, ya está más allá de nuestra conciencia", dijo, refiriéndose al tifón Haiyan que dejó más de 6.000 muertos o desaparecidos en noviembre del año pasado.

Tacloban City, la peor de las afectadas por la tormenta más fuerte que jamás tocó tierra, representó más de la mitad de los muertos de Haiyan. Casi la totalidad de la ciudad fue o aplanada o dañada.

Mientras Hagupit es más débil que los vientos de 250 kilómetros por hora de Haiyan, se espera que traiga mareas de tormenta de 4.3 metros de alto, derribe las casas hechas de materiales ligeros y arranque árboles, dijeron funcionarios de la oficina meteorológica de Filipinas, agregando que había una posibilidad del 75 por ciento de que el tifón llegará a la tierra.

"Estamos en el peor (caso) escenario", dijo en una rueda de prensa Landrico Dalida Jr, administrador adjunto de la oficina meteorológica del estado (PAGASA), añadiendo que había una probabilidad del 25 por ciento de que Hagupit pueda virar hacia el norte, deje las costas filipinas y dirigirse a Japón.

El país del sudeste asiático fue el más afectado por el clima extremo en 2013, según un informe de Germanwatch financiado por el gobierno alemán.

La preocupación por el clima extremo han sido exacerbada por un aparente cambio en las rutas de las tormentas, con las regiones del sur de Filipinas afectadas por poderosos tifones en los últimos tres años. Cerca de 20 tifones golpean el país cada año, la mayoría recorren el norte a lo largo de la isla principal de Luzón.