1
Mientras el volcán Bárðarbunga de Islandia continúa haciendo ruido, una compañía de monitoreo del volcán se dio cuenta de un inusual fenómeno el 3 de septiembre por un equipo desplegado por la noruega Nicarnica Aviación que divisó lo que parecía un tornado o una gran tromba de polvo elevándose por encima de la zona activa. Nicarnica lo describió como "muy probablemente compuesto por gases volcánicos y partículas de ceniza".





El impresionante metraje fue tomado la semana pasada por un avión equipado con una cámara infrarroja diseñada para supervisar nubes de cenizas potencialmente peligrosas.

En Hollywood la muerte por la lava es un cliché. No te preocupes sin embargo: Islandia está aquí para ayudarte. La semana pasada, el frío, el clima tormentoso del país y una ardiente erupción volcánica tramaron una nueva manera aterradora de morir en los volcanes - el tornado volcánico.

Los tornados tóxicos fueron vistos el 3 de septiembre en una nube venenosa de gas de dióxido de azufre que salía del flujo de lava Holuhraun en Islandia. Un estrecho remolino se estira en el aire 3.300 pies (cerca de 1 kilómetro). Una cámara infrarroja de comprobación a distancia atrapó el dramático torbellino en vídeo.

"No hemos visto antes algo como esto", dijo Fred Prata, director de tecnología de Nicarnica Aviación en Kjeller, Noruega, el inventor de la cámara de infrarrojos utilizada para las imágenes. "Me quedé bastante sorprendido de verlo".

La cámara infrarroja del Nicarnica puede rastrear nubes de cenizas de aviones, pero ahora está sometida en Islandia a una prueba de funcionamiento en tierra a través del proyecto FutureVolc, una colaboración internacional para vigilar los peligros naturales de Europa.

El tornado volcánico era lo más probable una cinta hilatura de gas de dióxido de azufre, similar a un tornado de fuego, dijo Prata.

Los tornados que nacen de los incendios y los volcanes son completamente diferentes de las bestias letales tornados generados por tormentas poderosas. Un verdadero tornado gira en la atmósfera y requiere chocar con frentes de aire frío y seco, la cizalladura del viento (aire girando) y el aire cálido y húmedo cerca del suelo.

Pero los estrechas torbellinos de volcanes y fuegos suben desde el suelo, no desde lo alto del cielo. En estos terribles tornados de aire seco sobrecalentado que comienza a girar más y más rápido hasta que el vórtice se aprieta en una alta columna parecida a un tornado. (El fenómeno es similar a una patinadora artística que gira más rápido, metiendo los brazos cerca de su cuerpo).

La Oficina Meteorológica de Islandia ha advertido del riesgo de tornados volcánicos, aunque su terminología oficial se refiere al fenómeno como "anomalías en los vientos de convección térmica". La semana pasada funcionarios arrestaron a turistas que se aventuraban demasiado cerca de la zona de peligro. También se pedió a los científicos y los periodistas que abandonasen el campo de lava el mismo día en que aparecieron los tornados volcánicos, debido a las condiciones peligrosas.

A pesar de los riesgos, el fotógrafo profesional Einar Gudmann también recogió los tornados volcánicos en acción el 1 de septiembre, y publicó fotos en su página web.

La erupción de Islandia empezó el 28 de agosto al norte del volcán Bardarbunga, en el campo de lava Holuhraun. El flujo de lava basáltica está arando a través del río Jokulsa a Fjollum desde 7 de septiembre y desvia pero no bloquea el canal. La lava ardiente cubre 7.3 millas cuadradas (19 kilómetros cuadrados).