1
La vida y las rutas migratorias de los túnidos es cada vez más conocida. Hoy se sabe, por ejemplo, que son capaces de adentrarse en profundidades de hasta cuatrocientos metros, que soportan temperaturas inferiores a diez grados y que pasan el invierno en aguas cercanas a las Azores.