1

Un bañista que se encontraba paseando con su familia en la Ninety Mile Beach, una playa situada en el estado australiano de Victoria que como su propio nombre indica tiene una longitud de 151 kilómetros, ha arrastrado con sus propias manos de vuelta al mar a un tiburón blanco de algo más de 1,5 metros que casualmente ha hallado varado en la arena.