1
Un pescador de 19 años de la Costa de Oro, en Australia, pensó que un pez muy grande había mordido su anzuelo este fin de semana y tenía razón. La presa resultó ser un tiburón tigre de cuatro metros de largo que lo hizo batallar durante tres horas para capturarlo. Al final, el joven casi desmadejado lo dejó libre para evitar su inminente muerte.