1

En Samoa nombramos a la que podría ser la piscina natural más original del mundo en una cavidad de piedra caliza que conformaba un estanque transparente. En cambio, el río Hinatuan en la isla filipina de Mindanao fluye con sus increíbles aguas hipercristalinas y azules, con poca profundidad en la mayor parte de su trayecto, como una auténtica piscina natural extendida.