1
Este año el bonito no ha sido el único ser marino que se ha olvidado de veranear en la costa vasca. Las medusas -o mejor dicho, los organismos gelatinosos- apenas se han dejado ver este verano por nuestras costas. Según fuentes de la Cruz Roja, las picaduras durante este periodo en las 25 playas de Bizkaia y las 13 de Gipuzkoa se han reducido a 58 y 5, respectivamente.