1
La gravedad del planeta ayuda a crear fuerzas de marea que expanden y encogen el satélite. Pero las fuerzas que han creado el terreno rugoso de Europa pueden explicarse mejor por las plataformas de hielo que flotan sobre un océano de agua líquida.