1

Los calamares gigantes son unos de las criaturas más elusivas del océano, por lo que encontrar uno, incluso muerto, es una oportunidad muy inusual. Eso demuestra la suerte que tuvo Al McGlashan, columnista del diario australiano Daily Telegraph, al encontrar un cadáver “fresco” de uno de estos animales y en proceso de ser devorado por un tiburón azul.



El insólito evento, que quedó filmado por la cámara del periodista, ocurrió el pasado viernes a 50 km. de la costa del Territorio de Jervis Bay – ubicado en el sudeste de Australia. La causa de la muerte del molusco habría sido a manos de su depredador natural, el cachalote, a cientos de metros de profundidad.



Debido a que el calamar todavía mantenía su brillante coloración y no mostraba signos de putrefacción, McGlashan afirma que el cuerpo fue encontrado poco después de su muerte.



Según Mandy Reid, especialista en calamares del Museo Australiano consultado por la publicación, este espécimen era joven, ya que solo medía unos tres metros, mientras que los adultos de su especie pueden llegar hasta los 13 metros de longitud.













La grabación, que rápidamente se viralizó por la Web, alcanzó más de medio millón de vistas en poco más de un día.