1
Al momento del ataque, una mancha de sangre tiñó las aguas de la playa de Nauset Beach, desatando el pánico entre las personas y surfistas que se encontraban nadando en los alrededores, ya que en un inicio se pensó que la víctima era un humano.