1
41 Vistas
A partir de 2020, en determinadas zonas, los buques no deberán sobrepasar un máximo del 0,1% de azufre en su combustible. El azufre contamina el ecosistema marino, pero un combustible con menos azufre es mucho más caro que el carburante pesado utilizado hasta ahora. Las compañías navieras se enfrentan a grandes retos. Necesitan reducir su gasto en combustible y, al mismo tiempo, cumplir las normas de emisión. Y justo esa es la razón por la que Terje confía en el éxito de su carguero. Pues su Vindskip (barco de viento, en noruego) renuncia al petróleo pesado y utiliza la energía eólica como propulsor.
¿Qué es Háblame del Mar?

Resúmenes de noticias de actualidad en español relacionadas con el Mar, los Océanos, Turismo y Gastronomía


Últimos comentarios
Historias más vistas